Gastroenteritis, un monstruo que asusta tanto a niños como a padres

Esta enfermedad es producida por virus y bacterias.


La infección del tracto gastrointestinal es llamada gastroenteritis y se manifiesta generalmente con la diarrea. Esta diarrea puede causar gran preocupación en los padres, sobre todo si son primerizos. La gastroenteritis es causada por diferentes agentes, tales como los virus, las bacterias y algunos parásitos.

La gastroenteritis se caracteriza por la inflamación del tracto gastrointestinal compuesto por el estómago y el intestino delgado que se manifiesta a través de vómitos, fiebre, dolor abdominal y, por supuesto, diarrea. Esta complicación, por la cual puede incluso necesitarse tratamiento hospitalario, suele durar entre tres y cinco días dependiendo del cuidado que los padres tengan con su hijo.

¿Cómo se contagia y cómo prevenirla?

La mayoría de las veces los gérmenes que la causan son transmitidos a través de las manos contaminadas. El simple hecho de no lavárselas después de haber ido al baño y luego tocar objetos o alimentos que el niño pueda llevarse a la boca, produce la enfermedad. Por otro lado, el ingerir alimentos que estén infectados por diferentes agentes que aparecen en determinadas épocas del año, también. Pero ahora, la pregunta es, ¿se puede prevenir? En algunos casos es posible evitar este tipo de infecciones. Como primera medida, es esencial llevar una higiene adecuada, por ejemplo, en esos momentos en los que se va a cambiar el pañal; lavarse las manos como se mencionó anteriormente, desinfectar todo tipo de muebles con los cuales los chiquitos tengan contacto y darle un buen manejo a los pañales sucios para que los virus o bacterias que contengan no queden el ambiente y se propaguen. De igual manera, es necesario preguntarle al médico sobre las vacunas que existen para ciertos agentes infecciosos que producen gastroenteritis y la temida diarrea.

¿Con la alimentación se puede proteger el bebé de la gastroenteritis?

Un importante factor protector contra las infecciones del tracto digestivo que producen diarrea es la alimentación con leche materna. La leche materna tiene componentes específicos, que además de cumplir con todos los requerimientos nutricionales, dan al pequeño una protección contra estos agentes infecciosos. Tales componentes son de varios tipos, células y citoquinas, así como también los llamados HMO. Estudios científicos muestran que los bebés alimentados con leche materna y sus HMO tienen una menor frecuencia de gastroenteritis por algunos agentes específicos y además que cuando estas infecciones se producen, su severidad es menor.  Todo depende de la edad que tenga, si es un bebé, debe seguir consumiendo leche materna o la que normalmente tome; si es más grandecito, inicialmente, y teniendo en cuenta que no querrá consumir alimentos, su dieta debe estar basada en cereales, pasta, papa, y mucho líquido que permita que se mantenga hidratado. Además, también se recomienda, optar por suministrarle suplementos que bajen la diarrea y ayuden a que las heces mejoren su consistencia.