TRANQUILA, LA TRISTEZA ES MOMENTÁNEA

TRANQUILA, LA TRISTEZA ES MOMENTÁNEA


Te puedes estar preguntando por qué estás triste si este debería ser el momento más feliz de tu vida. Te parece extraño sentir desánimo, preocupación, ganas de llorar por cosas que antes no te ponían sensible, puedes estar irritable y hasta preocupada por si estás siendo una buena mamá o no. Pues tenemos que contarte que eso que sientes es completamente normal y le pasa del 40 al 80% de las mamás que acaban de tener un hijo, a esto se le llama tristeza posparto.

Conoce este malestar y date cuenta que no eres la única a la que le pasa.

¿Cuáles son las causas?

  • Los cambios hormonales después del parto pueden ponerte sensible.

  • Las molestias de los senos inflamados te pueden poner triste.

  • No descansar bien en la noche y tener tanto que hacer en el día también puede ser una causa.

  • Las molestias que pueda tener tu bebé pueden desanimarte.

  • Sentir que tu vida cambió y tienes más responsabilidades también influye.

¿Hay algo que ayude a mejorarla?

  • Es posible que en un par de semanas te sientas mejor sin que hagas nada.

  • Aunque la nueva rutina demanda mucho tiempo y no es fácil acostumbrarse a ella, no debes dejar de cuidar de ti misma.

  • Trata de dormir siempre que puedas, la falta de sueño te puede hacer sentir peor.

  • Una actividad física como caminar te pueden relajar.

  • Apóyate en las personas que te quieren, cuéntales lo que sientes.

  • Hablar con otras mamás que acaban de tener un bebé te puede ayudar a sentirte mejor.

  • Síguenos en nuestro fanpage y descubrirás que no eres la única que se siente así.

¿Podría ser depresión posparto?

  • La tristeza y la depresión tienen muchos síntomas en común, la diferencia está en el tiempo en el que permanecen. 

  • La tristeza se va al cabo de unas semanas, en cambio la depresión aumenta y está presente por más de dos semanas.

  • En caso de que haya pasado este tiempo y te sigas sintiendo igual, consulta con tu médico para que te ayude a encontrar un tratamiento. No tenerlo podría llevarte a pensar en hacerte daño o hacerle daño a tu bebé.