TU BEBÉ HA PASADO LA PRIMERA ETAPA DE SU VIDA

Y a partir de ahora está listo para empezar a recibir otro tipo de alimentos además de la leche materna para complementar su nutrición.


En este momento su cuerpo empieza a necesitar otro tipo de nutrientes como el hierro, calcio y vitaminas A, C y D.

De ahora en adelante es importante empezar a incluir en su dieta alimentos ricos en los nutrientes anteriormente mencionados, sin dejar de lado la leche materna para así favorecer su crecimiento y desarrollo, estos alimentos pueden serle suministrados a través de papillas. Hay varios indicadores de que nuestro bebé se encuentra listo para recibir cierto tipo de comidas como por ejemplo que pueda mantener una posición sentado con poco apoyo, logra abrir la boquita cuando roza una cuchara o es capaz de trasladar el alimento hacia atrás y pasarlo sin ninguna complicación, sin embargo, es bueno tener en cuenta que no hay que forzarlo si no quiere, él te hará saber cuando esté preparado.

Algunos de los alimentos que puedes empezar a ofrecerle a tu bebé pueden ser las frutas, las verduras o los cereales en porciones moderadas, es clave que le suministres estos alimentos de uno en uno y en un lapso de cada tres días para que tu hijo pueda asimilarlos y así puedas también saber si el alimento le cae bien o le genera alguna reacción. Además, es importante que los cocines bien ya sea al vapor, hervidos o a la plancha y se los des en forma de papillas o trocitos pequeños.

El entorno en el que se encuentre el bebé es fundamental al momento de recibir los nuevos alimentos, ya que le tiene que generar interés probar estas comidas, si los tenemos viendo televisión o entretenidos con alguna otra cosa perderá cualquier tipo de motivación por la comida por lo que puede terminar rechazándola. Deja que juegue con ella pues explorarla puede generarle curiosidad por probarla.

Una actividad que puede ayudar a tu hijo a comer estos alimentos es hacerlo en familia, siéntense todos en la mesa y compartan con él a la hora de la comida, pues bien sabemos que los niños actúan por imitación, y que mejor ejemplo que el nuestro para que ellos vean como disfrutamos los alimentos.

Ahora que ya conoces un poco más sobre esta alimentación complementaria para tu bebé, es momento de que la pruebes, y recuerda siempre que todo debe ser al ritmo de tu hijo, sin embargo, no olvides consultar con su pediatra cuáles alimentos son mejor para él, pues todos los niños tienen necesidades diferentes.

*Abbott reconoce que la leche materna es el mejor alimento para el niño debe ser exclusiva durante los primeros 6 meses de vida para lograr todos los beneficios nutricionales e inmunológicos del lactante menor.

SIMILAC® MAMÁ TIENE VARIOS BENEFICIOS PARA TI Y PARA TU BEBÉ.

SIMILAC® MAMÁ. Registro Sanitario: RSiA02I51012.

Últimos Contenidos

Lactancia materna, mitos y realidades

LACTANCIA MATERNA, REALIDADES Y CONSEJOS

No hay duda que la leche materna es el mejor alimento que puedes darle a tu bebé, sin embargo la lactancia materna es uno de los temas que más preocupan.

Digestión y gastritis

DIGESTIÓN Y GASTRITIS

La gastritis durante el embarazo es muy frecuente. Tiene varias causas pero también hay algunos consejos que te pueden ayudar a controlarla.